Siete comedias dramáticas, en ellas, protagonistas comunes, reconocibles, con sus alegrías y sus angustias cotidianas, pero envueltas, por obra de la imaginación, en algunas circunstancias que nos distancian, como espectadores, de esa realidad prosaica. Nada parecen prometer en principio el encuentro del sacerdote con la joven, la dueña de casa y su empleada doméstica, una madre con sus hijos, dos soldados en la víspera de una batalla,